errores-en-tus-veintes-finanzas-personales

¿Estás en tus veintes? Estos son los errores más grandes que podrías cometer en tus finanzas personales

Los veintes, una edad con la que muchos soñamos desde la adolescencia. Si no pasáramos por esta época tan caótica, seguiríamos pensando que todo podría ser color de rosa, diversión y libertad.

¿Qué tenemos a los veintes?

Crisis existenciales, confusión, nuestras rodillas comienzan a fallar, pero sobre todo, existen deudas y muy probablemente, inestabilidad financiera.

Pero no podemos quedarnos a llorar aquí todo el tiempo. Somos esa generación que ya no podrá gozar del retiro como nuestros padres o abuelos, tenemos bastante astucia y podremos salir de todas las adversidades, por lo menos, financieras…

Si quieres ahorrar pero te das cuenta que no está funcionando, es porque tal vez existan motivos tan pequeños que no puedes verlo a simple vista para eliminarlos y cumplir con tu objetivo.

No te preocupes, aquí estamos nosotros para sacarte de todos los apuros posibles.

Estos podrían ser los errores que estás cometiendo en tu proceso de ahorro:

Error principal, no establecer un presupuesto

Para conseguir una meta, se necesitan objetivos. Definir tu presupuesto pondrá barreras imaginarias que protegerán tu compromiso al ahorrar. Debemos ser disciplinados con nosotros mismos, pensemos para vencer.

Dejarte llevar por gastos convencionales

¿Quién es nuestra enemiga al momento de querer ahorrar? Nuestra propia mente.

Cuando nos establecemos un límite, esos gastos porque “me lo merezco” como una salida con los amigos, ir de compras o, bien, ir al tianguis a “pensar cosas” no serán un problema. Bueno, tampoco decimos que dejes esos gustos en su totalidad, pero racionar tu dinero para diversión u ocio te llevará a alcanzar tu meta más rápido.

Existe algo peor que los gastos convencionales, los gastos hormiga

Cafés, cigarros, agua embotellada, servicios de streaming mensuales, entre otros, son gastos tan pequeños que no repercutirán inmediatamente en tus finanzas, pero, recuerda: algo muy pequeño, puede llegar a ser muy grande.

No pagar tu tarjeta de crédito a tiempo

Las instituciones bancarias son muy duras, no perdonan y lo tienes que saber. Las penalizaciones por incumplimiento de pago son reales y aunque tal vez nos pasemos por un día de la fecha límite de pago por distracción y no necesariamente por inestabilidad económica, esto repercutirá no solo en tu deuda, sino que también, en tu historial crediticio.

El primer paso a tu estabilidad económica empieza con un historial crediticio saludable, en askRobin te decimos cómo mejorarlo.

Conoce tu Calificación Financiera ¡GRATIS!

No invertir

Para lograr una inversión, es necesario desembolsar una cantidad de dinero, que a veces puede ser muy fuerte; sin embargo, todo sacrificio tiene sus frutos y hoy en día, existen múltiples plataformas para lograr una inversión, ya sea en negocios, como en ahorros voluntarios en instituciones.

Por último, pero no menos importante: endeudarte

Esto no es nada más y nada menos que un muy mal hábito. Tratar de salir de deudas, podría causar el nacimiento de otras. Es mejor procurar no caer en estos pozos que posiblemente no tengan fondos, o bien, trabajar para salir de ellos, antes de que ocurran más tragedias y lo sabemos, no necesitamos más tragedias a esta edad.

Olvídate de las deudas, encuentra tu mejor plan