Lo que debes hacer para cambiar tu préstamo por otro con mejor interés

Puede que te sorprenda lo mucho que puedes ahorrar en el coste de un préstamo si lo trasladas o lo amortizas antes de tiempo, incluso si hay cargos adicionales por hacerlo. A continuación te explicamos todo lo que necesitas saber para cambiar tu préstamo por uno con mejor interés.

Compara los mejores préstamos de acuerdo a tu perfil con askRobin

¿Qué es el cambio o traslado de préstamos y cómo funciona?

El traslado o cambio de préstamo es un proceso que les permite a las personas poder contratar los servicios de financiación de otra empresa con mejores beneficios. Este proceso funciona mediante la contratación de otro préstamo con una entidad que te ayuda a pagar la deuda del antiguo préstamo, a cambio de que le pagues a ellos los intereses.

Si tienes un préstamo en vigor, existe la posibilidad de que tengas un tipo de interés más alto que otros productos financieros disponibles en el mercado.

El proceso de cambio consiste en reembolsar la totalidad del préstamo actual contratando un nuevo préstamo de bajo coste. Debido a la naturaleza de un préstamo personal sin garantía, debes ser consciente de las comisiones y penalizaciones que pueden aplicarse si pagas el préstamo antes de lo acordado.

¿Cuáles son las posibles penalizaciones por aplicar esta opción?

Pueden aplicarse penalizaciones por reembolso anticipado si devuelves tu préstamo antes de lo acordado al principio. Tu proveedor de préstamos puede cobrar penalizaciones equivalentes a entre uno y tres meses del reembolso mensual, pero esto varía en función de cada entidad.

Pasos para poder cambiar de préstamos con éxito

Si no tienes ahorros, es posible que puedas pagar tu préstamo en su totalidad y de forma más barata con otro préstamo, por ejemplo, en el que puedas obtener un tipo de interés más bajo, un acuerdo más corto, o ambas cosas.

Para poder hacer el cambio de préstamos necesitas saber lo siguiente:

·         Conocer la cuota mensual del viejo préstamo y saber cuánto tiempo te queda por pagar. Para hacerlo debes ponerte en contacto con tu actual proveedor de préstamos y solicitar una cifra de liquidación.

·         También debes tener a mano una idea de los tipos de interés por los que es probable que te acepten un nuevo préstamo. Para esto último podrás utilizar el buscador y comparador de préstamos de askRobin, y así agilizar el proceso.

Una vez tengas toda esta información a la mano, será momento de cumplir los siguientes pasos para cambiar préstamos.

1.      Busca entidades financieras que se encarguen de la refinanciación

En el mercado financiero actual abundan las empresas de crédito que ofrecen préstamos personales, pero no todas ellas se encargan de refinanciar préstamos ya contratados. Con la ayuda de un buscador de préstamos puedes encontrar ofertas de refinanciación, consolidación o reparación de deudas.

Podrás comprar cada oferta para determinar cuál es la que ofrece un mejor interés, para que puedas completar el pago del viejo préstamo con un interés alto en poco tiempo.

2.      Haz la solicitud y firma el contrato

Una vez encuentres la oferta que más te pueda beneficiar, es momento de comenzar el proceso de solicitud. Ingresa todos los datos personales y financieros que la entidad te solicite para que puedas recibir una pronta respuesta a tu solicitud.

Una vez la empresa de crédito revise tu perfil y acepte tu solicitud, será momento de leer detenidamente el contrato para verificar que todo esté según lo acordado. Si ese es el caso, procede a firmarlo para que la entidad se encargue de refinanciar tu deuda y de establecer un pago por cuotas con una mejor tasa de interés para ti.

3.      Cancela el préstamo actual

Este es el último paso que deberás hacer una vez cuentes con la financiación para amortizar la deuda. Recuerda que es importante haber solicitado un nuevo préstamo con liquidez suficiente para afrontar cualquier penalización por haber pagado antes de tiempo la deuda con alto interés.

Otras razones por las que deberías considerar cambiar préstamos

Los intereses altos no son la única razón por la que puedes o debes cambiar un préstamo. Si contrataste un crédito que tiene otros productos financieros vinculados, o cuenta con penalizaciones excesivas en caso de demora en los pagos, lo más conveniente es cambiarlo por un préstamo mejor.

Share